“Momentos irrepetibles”

Acabo de llegar a casa de disfrutar de un día y de una cena perfecta con unas grandes amistades, gente humilde y con los que valen la pena compartir grandes momentos , sin darme cuenta aparecieron en mi vida y me han regalado su amistad, hace unos años quizás no habría valorado tanto esos momentos, ya que vamos cambiando con el paso del tiempo, supongo que estoy en una etapa de mi vida totalmente diferente la cual no hubiera pensado que algún día viviría, veo el día ya cerca de salir y como humanos que somos no te das cuenta hasta que pasa, empiezo a pensar en todos estos momentos que paso con amistades y familia y se que voy a pasar muchos años sin vivirlos con ellos, cenas, cumpleaños, navidades… empiezan a causarme nostalgia y a preguntarme porque no he aprovechado siempre esos momentos, la respuesta la encuentro mirando a mi alrededor en la manera en la que vivimos, preocupándonos de cosas absurdas y sometidos a una vida que a veces no entendemos, totalmente mecanizada como si de un libro escrito se tratara al que yo titulo “La sociedad”.

Hace ya unos meses desde que decidí salir a vivir esta gran aventura, me di cuenta de que cada momento es irrepetible, me di cuenta de que hay que aprovechar cada segundo sea del modo que sea, en algunos momentos compartes vivencias con amigos, familia, conocidos… da igual con quien lo hagas creo que lo importante o por lo menos lo que me ha ido enseñado esta vida, es a vivir cada segundo y aprender a disfrutarlos sin pensar que pasara mañana, a veces no valoramos cada instante que nos regala el estar rodeado de personas excelentes y que verdaderamente valen la pena, siempre he pensado que las personas detallistas son únicas, especiales pero no hablo de las que te regalan cosas, si no de las que te regalan momentos.

Este proyecto me esta enseñando muchas cosas sin aun haber salido a caminar, intento ser mejor persona cada día, cada minuto, cada segundo, regalar sonrisas y buenos momentos a la gente de mi entorno y sobre todo a mi persona, a ser fiel conmigo mismo y a ser fiel con mis pensamientos, porque la vida pasa y los momentos irrepetibles están para vivirlos en libertad como uno desea. Hoy brindo con la luna llena iluminándome, con mi copa de vino en la mano, brindo por todos esos momentos vividos y por todos los que quedan por vivir y doy gracias a toda las personas que me han echo vivir momentos irrepetibles e inolvidables, gracias a la vida por regalarme este gran privilegio de estar vivo.

Ahora os hago una reflexión: Piensa en esos momentos irrepetibles que has vivido y no has disfrutado al máximo de ellos y a partir de ahora hazlo, hoy estamos todos aquí, mañana quizás no. Vive cada instante, el día de hoy nunca se repetirá, intenta no malgastar ni un segundo de tu vida, porque no se vive por las veces que respiramos, si no por los momentos que te dejan sin aliento.

Comparte y ayudame a difundir el proyecto!!Share on Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *