Mi camino por la bella Italia

Terminé Francia con un gran subidón por entrar a mi quinto país Italia!!
Han sido 19 días los que me a costado pasar toda Italia, días muy intensos y bonitos, la ruta escogida se tornó muy dura, las primeras etapas bordeando su costa hasta Génova fueron subidas y más subidas entre curvas y montaña para llegar a pueblos encantadores y muy turísticos, eso complicaba un poco el tema de acampar pero casi siempre conseguía algún rincón donde pasar las noches, la verdad es que me llevó paisajes de sus costas preciosos. Llegue a Génova una ciudad multicultural y llena de lugares de atractivo turístico, intente visitar los sitios más emblemáticos y salí de la ciudad en dirección a los Apeninos Italianos y sus parques naturales, el viaje por Italia empezó de nuevo a hacerse cuesta arriba unas pendientes muy duras para arrastrar de Rigodón pero con mucho empeño y positividad fui avanzando por la carretera disfrutando de paisajes montañosos muy bellos, pasaba las noches en bosques donde en más de una ocasión visitaban mi tienda jabalíes en busca de comida , tuve la suerte de que no fueran lobos italianos ya que mucha gente de la zona me avisaba en algunas paradas de conversación con ellos, los pueblos de lo Alpes italianos son preciosos apenas tienen como mucho diez casitas, un bar, una pequeña tienda y como no una iglesia, la gente es súper hogareña y totalmente distinta a las ciudades, me paraban muchas veces invitándome a café y pasábamos un rato hablando de todo un poco, me encantaban esas paradas ya que me he llevado una bonita imagen de la esencia italiana. Continúe mi camino en dirección Plasencia y Cremona dos bonitas ciudades que me deleitaron con sus zonas históricas, plazas, iglesias con una arquitectura realmente bella. Pasados unos días me dirigí hacia una ciudad llamada Mantua donde empeceba a sentir que me cuerpo demandaba un descanso urgente, llevaba muchos días bajo la lluvia y los pies estaban muy tocados, pare en un hostelo que encontré de casualidad antes de llegar a la ciudad, se encontraba en una bonita zona tranquila llena de verde con su río corriendo al lado, solo llegar los dos dueños me acogieron como en casa y pase dos días rodeado de buena gente donde pude descansar y llevarme unas grandes amistades de corazón, salí de allí renovado de energías y avance con fuerza ya que eran mis últimos días por Italia y sentía ansia por poner mis pies en un nuevo país.

Me llevo gente espléndida la cual me ha tratado genial ayudándome a que mi camino fuera envuelto en un manto de rosas, me regalaron desde pan en panaderías, hasta unas zapatillas para proseguir la marcha, podéis haceros una idea de lo bien que me han acogido, me llevo también ciudades y parajes los cuales no habría imaginado, en conclusión un país que recomiendo a todo el mundo y el cual me quedo con ganas de conocer más zonas! Ahora toca comerse un nuevo país Eslovenia!!

Comparte y ayudame a difundir el proyecto!!Share on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *